Mussap

Renault Megane Scenic RXE 1.6

Resposabilidad civil y lunas

Por solo 254 €

Seat Ibiza Stella 1.4

Resposabilidad civil y lunas

Por solo 225,99 €

Publicaciones

Defensa jurídica (II)

Mayo, 2005

Continuamos con los casos reales y situaciones de siniestros verídicosdel número anterior para intentar hacer más comprensible la defensa jurídica en el ámbito de los seguros, campo que quizá sea poco conocido en nuestro país. De forma concisa se puede definir como un contrato por el que la compañía de seguros, a cambio de un determinado precio (prima), se compromete a defender los intereses del asegurado, pagando los gastos que ocasione la intervención del abogado, procurador, perito y otros gastos judiciales y complementos.

Caso 2º

Los ayuntamientos han de velar por la limpieza de las calles. De lo contrario, pueden acontecer hechos como el que le sucedió a un asegurado de la compañía Arag Defensa Jurídica Familiar. Esta persona de 73 años caminaba por una calle cuando, a causa de la gran cantidad de papeles y hojas acumuladas, resbalo y cayó al suelo.

Al no poder levantarse, unas viandantes llamaron al SAMUR y fue trasladado al Hospital, donde le diagnosticaron fractura de cadera y fémur. Los familiares inmediatamente avisaron a la policía municipal para que levantaran atestado de la suciedad de la calle.

Tras conocer el servicio médico de la compañía de seguros el alcance definitivo de las lesiones, se presentó la oportuna reclamación administrativa al ayuntamiento. A la vista del silencio, se entendió que desestimaba la reclamación y se iniciaron los trámites para el contencioso administrativo.

Pese al retraso por parte del juzgado, la sentencia condenó al Ayuntamiento a indemnizar con 8.852 € al anciano por las lesiones y secuelas sufridas, más los intereses legales desde la fecha de reclamación.

Caso 3º

Un ciclomotor adelanta por la derecha a los vehículos que están parados en una retención, con tan mala suerte que uno de ellos decide girar a la derecha y se produce la colisión. El conductor del vehiculo no acepta la culpa, ya que alega que ha indicado el giro con el intermitente y que no se puede adelantar por esa zona, y efectúa la reclamación amistosa a su compañía. Ésta acepta todos los gastos y lesiones producidas al ciclomotor y conductor.

La compañía hace ver a su asegurado que en todos los giros tanto a derecha o izquierda el conductor ha de comprobar que no va a ser adelantado y, en caso de serlo, tiene que detenerse y dejar pasar antes de iniciar la maniobra.

Por Francisco Pellicer Moltó