Mussap

Furgoneta para el transporte diario

Consiga su seguro

Desde 300 €

Seat Ibiza Stella 1.4

Resposabilidad civil y lunas

Por solo 225,99 €

Publicaciones

ARAG, asistencia jurídica

Marzo, 2007

En ocasiones se presentan circunstancias en las que pueda necesitar de una sólida Defensa Jurídica, o del asesoramiento de expertos en leyes, Pequeños o grandes contratiempos cuya solución escapa normalmente a nuestros conocimientos sobre las mismas. Aquí interviene una compañía especializada en seguros de defensa jurídica que pone a servicio del cliente asegurado un equipo de reconocidos profesionales, preparados para defender sus intereses y dar fuerza legal a sus razones en todo tipo de defensas y reclamaciones, tomen el rumbo que tomen, este tipo de seguro se puede obtener por un pequeño coste anual y le descargara de temas jurídicos que tantas veces son un verdadero lío para el consumidor.

ARAG, asistencia jurídicaCon la llegada de la nueva ley para la mejora de los derechos de consumidores y usuarios seria conveniente que cada familia tuviera contratada una pequeña póliza de defensa jurídica familiar que solo tiene un coste anual de 22 Euros. y se puede disfrutar de una asistencia Jurídica Telefónica 24 horas del día para todos los temas judiciales, de reclamación de cualquier tipo, de diferencias en los contratos de servicios, suministros, alquileres y un sin fin de problemas cotidianos.

Con la nueva ley en vigor y el carnet de Arag estará totalmente informado en todo momento en los derechos del consumidor mejorados en esta ley publicada en el BOE el pasado día 30 de Diciembre de 2006 y se conoce como Ley 44/2006, de Mejora de la Protección de los consumidores y Usuarios. Será decisiva para elevar el nivel de protección jurídica de los consumidores y usuarios, ya que autoriza a las administraciones a tomar las medidas necesarias para velar por nuestros derechos y amplia la capacidad de intervención y actuación frente a los Tribunales de Justicia cuando se quiera solicitar el cese de prácticas abusivas.

Por Francisco Pellicer Moltó