Mussap

Renault Megane Scenic RXE 1.6

Resposabilidad civil y lunas

Por solo 254 €

Furgoneta agrícola

Consiga su seguro

Desde 180 €

Publicaciones

Atención a las alergias en la conducción, ¿Es peor el remedio o la enfermedad?

Junio, 2007

Sólo una cuarta parte de la población de alérgicos española está bajo supervisión médica. Aun así, tanto los síntomas de la alergia, como su tratamiento más común, los antihistamínicos, son una traba importante para llevar a cabo una conducción segura.

Y es que el lagrimeo y escozor de los ojos y los estornudos provocados por las alergias son un peligro para quienes conducimos; pero no menos problemático que la somnolencia o mareos que pueden provocar los medicamentos que usamos para combatirlas y qué duda cabe, influyen negativamente en nuestra atención a la hora de conducir.

Tos, picor de ojos, lagrimeo, estornudos, más picor de ojos… la primavera ya está bien entrada y los alérgicos lo saben. El buen tiempo y las abundantes lluvias caídas provocan una fortísima concentración de gramíneas. Ello, unido a los niveles de ozono y a la contaminación de los vehículos (en especial, la provocada por las mecánicas Diesel y sus partículas en suspensión), son el cóctel perfecto para que muchos conductores alérgicos lo pasen fatal estos días.

¿Qué debemos saber sobre la alergia?

Lo más importante que debemos conocer sobre las alergias es su incidencia negativa sobre la conducción. Sus síntomas, además de mermar la capacidad física de conducción (se nos puede nublar la vista o los estornudos nos provocan que cerremos los ojos), nos hacen perder atención y concentración al volante.

Estudios médicos indican que las alergias son una de las enfermedades crónicas que más calidad de vida resta a quienes la padecen. Por eso, en algunos momentos, si la padecemos, podemos sentirnos más vulnerables e incluso puede desembocar en otros problemas como la falta de sueño, el nerviosismo o la depresión.

Consejos para los alérgicos

- Limpia y ventila bien el coche antes del viaje.

- Consulta los niveles de polen antes de salir: http://www.uco.es/rea/

- No circules con las ventanillas abiertas. Si es posible, utiliza el aire acondicionado, evitando que entre aire del exterior.

- Al amanecer y al atardecer las concentraciones de polen son más elevadas; si puedes evitar conducir a esas horas, mucho mejor.

- Usa gafas de sol, a ser posible, con protecciones laterales también.

- Lleva siempre a mano un pañuelo, así, cuando estornudes, no perderás tiempo ni atención buscándolo.

- Procura no fumar.

- Si llevas animales, que vayan muy limpios.

Por Francisco Pellicer Moltó